Conoce los beneficios de escuchar música clásica desde temprana edad

El Efecto Mozart es conocido por los beneficios cognitivos que tiene en bebés y niños.

Conoce los beneficios de escuchar música clásica desde temprana edad
María Hanneman Vera

La música clásica es uno de los géneros musicales más antiguos y longevos que nunca pasará de moda y que nunca se dejarán de escuchar las piezas más famosas de los grandes compositores, pero ¿qué podemos decir del efecto que tiene la música clásica sobre los más pequeños? Sus armoniosas melodías los conquistan y logran sacarles una sonrisa cada vez que escuchan sus composiciones.  

Un dato interesante es que, durante el embarazo, los bebés comienzan a escuchar a partir de la semana 24, por lo que los sonidos melodiosos que llegan del exterior, les producen efectos estimulantes y beneficiosos, los cuales demuestran que la música realmente es capaz de comunicar y conectar al bebé con la madre, incluso antes de su nacimiento. La música modifica la estructura del cerebro en el desarrollo del bebé, provocando que reconozcan y se inclinen a escuchar la música que oyeron por primera vez en el vientre de su madre, influyendo positivamente en sus percepciones y actitudes emocionales.

María Hanneman Vera

Tal es el caso de María Hanneman Vera, la pianista reconocida de 16 años que, desde muy pequeña, sus padres la introdujeron al mundo de la música, enseñándole a los grandes compositores, como Mozart, Beethoven, Chopin, entre muchos otros más.

María, desde los 4 años comenzó sus estudios de piano enriqueciendo su desarrollo físico, emocional e intelectual, su creatividad y expresión emocional, logrando que hoy sea reconocida como una gran artista y pianista, que además ha podido tener el privilegio de tocar con personajes importantes y reconocidos internacionalmente.

Seguro te preguntarás ¿cómo es que María, la estudiante del Conservatorio Nacional de música ha llegado a ser la gran artista que es ahora?, ¿qué la ha llevado a tocar en destacados lugares como el Palacio de Bellas Artes, Carnegie Hall de Nueva York y el Mozarteum en Salzburgo Austria, y recientemente en el interpretó en vivo en el Royal Albert Hall en Londres?

Aprender sobre música ha ampliado mi visión del mundo, me ha permitido viajar usando sólo mis oídos, y ha sido un viaje muy divertido e interesante.
- María Hanneman Vera

Todos sabemos que la música es muy importante para el desarrollo en los niños. “Mi experiencia me ha ayudado desde muy pequeña a aumentar mi capacidad de atención y concentración, además de estimular mi imaginación y forma de expresarme. Y aunque no te vayas a dedicar a la música, te ayuda a muchísimas cosas.” Comenta María.

Esto te podría interesar: ¿Es la música en streaming un negocio sostenible para los músicos?

Es por esto que la pianista mexicana comparte algunos consejos de cómo es que la música ayuda y se convierte en un estimulante para tener una mejor vida:

  • Permitir que los alumnos hagan investigaciones sobre algunos géneros, puede ayudar al interés y enfoque de los alumnos. Por ejemplo: cuando empezó la pandemia tomé un curso sobre ópera y quedé fascinada, porque al entender cómo surge, de qué trata y por qué se hizo, me ayudó a entender este género mucho mejor, pero podrían investigar sobre el rock en México, o cualquier otro género.
  • Las clases de música en las escuelas no sólo deberían tratar de que los alumnos aprendan a cantar algunas canciones o a tocar la flauta, sino que también, a través de la música podamos entender momentos a lo largo de la historia de cada país, las situaciones y sentimientos que se vivían en ciertos periodos de la historia.
  • Mucho se ha hablado del famoso efecto Mozart que propone escuchar su música principalmente para aumentar la inteligencia, obtener beneficios cognitivos en bebés, niños y niñas, aunque también se dice que estos beneficios se pueden dar en edades adultas. La música de Mozart, en su gran mayoría, contiene notas agudas, de hecho, es el compositor que más notas agudas utiliza en sus obras. Esta música estimula ciertas áreas del cerebro que ninguna otra música puede hacer, además de calmar o incitar el movimiento y el ritmo cardíaco de los niños desde que son bebés.