Recomendaciones de seguridad para empezar bien en el mundo digital este 2019

La primer brecha de seguridad del 2019, y la más grande del mundo en toda la historia al momento, se presentó hace unos días bajo el nombre de Collection #1. Vivimos en un mundo en donde otorgamos nuestra información personal sin pensar en las posibles consecuencias que esto puede traernos a nuestras vidas y vale la pena reflexionar sobre este caso particular.

Troy Hunt, un investigador de seguridad, fue el responsable en dar a conocer esta filtración de datos que incluye 772,904,991 direcciones de correo electrónico y 21,222,975 contraseñas. Toda esa información, sin cifrado alguno y disponible en un archivo de más de 87GB en MEGA.

Es probable que alguno de sus correos electrónicos esté comprometido y para averiguarlo sólo tienen que ingresar sus datos en el sitio Have I Been Pwned, propiedad de Hunt. Lo único que tienen que hacer para evitar cualquier intromisión, es cambiar la contraseña de sus correos comprometidos y, de preferencia, activar la autenticación de dos pasos.

Si bien, esto es un ejemplo del robo de información con datos no necesariamente personales, la realidad es que es muy fácil dar información personal, fotografías de nosotros, la dirección de nuestra ubicación y hasta nuestros gustos y preferencias. Sino, pregúnteselo a Facebook.

Ahora, no todo está perdido y ESET nos da algunas interesantes recomendaciones para mejorar nuestra seguridad digital en este 2019. A continuación las que considero más relevantes.

No compartir noticias y concursos de dudosa reputación. Es decir, no compartan las fake news. Siempre verifiquen que se trate de fuentes fidedignas y revisen en más de una. Y no dejen del lado el botón de denunciar, en caso de ver notas falsas en Facebook.

Revisar qué permiso se les da a las apps asociadas a los perfiles de las redes sociales. No lo den por hecho, y presten especial atención a los permisos que solicitan apps de terceros al conectar sus cuentas con Facebook o Twittter. Sólo hay que recordar el episodio caso de Cambridge Analytica para darse cuenta del tipo de consecuencias que puede haber si se manipulan nuestros datos.

No compartir ni enviar archivos antes de comprobar que son seguros. Es muy fácil compartir documentos en redes sociales y aplicaciones de mensajería. Pero antes de hacerlo, verifiquemos su autenticidad y procedencia para evitar propagar malware.

Actualizar las contraseñas. Parece una obviedad, pero es sorprendente lo viejas que pueden ser algunas contraseñas de ciertos servicios que usamos. Ayúdense de gestores de contraseñas como LastPass o Enpass.

Activar el doble factor de autenticación. Puede ser un trabajo extra a lo hora de conectarnos a nuestras redes o correo electrónico, pero asegura nuestras cuentas contra ataques o robos de información.

Mantén los dispositivos actualizados. Tanto las computadoras como los dispositivos móviles, incluyen parches de seguridad en cada actualización, así que es muy importante estar al día en este sentido.

Respalda la información. Así de simple, sí se llega el momento en donde la información se pierde o corrompe tendrás un respaldo que podría salvarte la vida.

Estos son sólo algunas recomendaciones que nunca están de sobra. Ya sea porque diste información a una aplicación o hackean un servicio que usan y que tiene registrada información importante, es importante mantener hábitos seguros.